Cómo Nadar Bien a Estilo Crol

¿Por qué me sigo cansando y cómo puedo ser más rápido nadando a crol?

Hoy vas motivado a la piscina, has dormido bien y necesitas descargar todo ese estrés del día. Mientras te cambias en el vestuario te motivas pensando en esa travesía que te gustaría nadar en verano y al menos terminarla decentemente. Te duchas, mueves los brazos antes de entrar al agua para calentar un poco y te lanzas sin pensarlo.

Te notas fuerte, sientes que vas rápido y hoy podrás darlo todo. Pero de repente ves a una niña en la calle de al lado, que entrena en el club de tu ciudad, y ves que te pasa sin apenas esfuerzo. Sigues nadando y te cuestionas toda tu existencia desde que te has levantado y, sin darte cuenta te ha vuelto a pasar.

Nunca serás esa niña que lleva desde los 3 años nadando y desde los 7 compitiendo, pero sí puedes aprender algo de ella. Si quieres cansarte menos tienes que trabajar la técnica un día sí y al otro también. Además, el trabajo de resistencia bien estructurado te ayudará a ir más rápido con menos esfuerzo.

¿A qué le tienes que dar más prioridad? A las dos por igual, puedes hacer una sesión entera de técnica o una sesión donde metas la técnica en el calentamiento y luego trabajar la resistencia. Dependerá de los días a la semana que entrenes y del tiempo disponible en cada sesión

Qué puedo hacer para cansarme menos

La técnica es el punto de partida. Tu primera opción debe ser trabajar la técnica con profesionales cualificados que saben cómo ayudarte desde el primer momento y de manera progresiva.

Mejorar la Técnica. 3 claves.

Primera: el agua ofrece mucha resistencia al avance y tenemos que reducirla al máximo. Tu posición alineada y estirada del cuerpo y segmentos y una posición elevada sobretodo de la cadera recudirá bastante esa resistencia y avanzarás más cada brazada con el mismo esfuerzo.

Segunda: Mejorar las fases propulsivas (sobretodo) de las manos y brazos. Cómo colocas las manos y mueves los brazos debajo del agua te permitirá conseguir el mismo objetivo.

Tercera: Nuestra posición es la correcta y nuestros brazos se mueven a la perfección, ahora éstos tienen que ir coordinados y sincronizados.

Mira este buen ejemplo:

Mejora la resistencia

Empieza con series cortas de 25 o 50 metros y avanza a series más largas de 100, 200 o más metros hasta que puedas nadar de forma continua. El descanso entre series tendrá que ser mínimo, cinco segundos estaría bien. No importa los metros que hagas en total, si no el tiempo que puedas aguantar. Seguro que cada vez es más.

Si quieres seguir mejorando y no abandonar únete a un grupo máster de natación o triatlón, te ayudará a no desmotivarte y el entrenamiento estará mejor estructurado y planificado. El entrenador además puede grabar tu técnica y evaluar tu resistencia.

Ahora quiero ir más rápido, ¿qué hago?

Empecemos desde cero. La velocidad de nado es mayor cuando mayor sea mi frecuencia de brazada. Imagina una bici, cuando más rápido gira una rueda, a mayor velocidad iremos. Pero no es lo mismo, en ese caso tenemos como resistencia al aire y no al agua. Cuanto más rápido, más resistencia, el problema es que al principio no podrás nadar durante mucho tiempo a esa velocidad.

Ya tienes resistencia, ahora quieres ir un poco más rápido. Sube tu frecuencia si es demasiado baja o bájala si es demasiado alta, y encuentra un término medio donde no te agotes y puedas aguantar un ritmo rápido durante el tiempo que te propongas pudiendo ir de un modo ligero. Lo ideal es poder nadar durante unos 30-45 min

Encuentra una frecuencia donde tus brazos vayan a la misma velocidad que el agua pasa por debajo de ti ya que si vas demasiado lento irás a tirones (como veremos en el siguiente apartado) y si vas demasiado rápido no aguantarás más que unos pocos minutos.

La otra otra opción es la longitud de brazada, avanzar un poquito más con cada una. Hacer la rueda más grande. Así, incluso con la misma frecuencia, si consigues alargar tu brazada podrás ir más rápido.

Existen básicamente tres opciones: reducir la resistencia al agua, mejorar la propulsión sobretodo de los brazos y/o introducir un deslizamiento para alargar cada brazada. Esta última la pondré en duda y ahora te explico por qué.

Qué NO hacer para que mejorar a estilo crol

Google. Tecleas “cómo nadar bien a crol” y te aparecen blogs y vídeos donde siempre te dicen que tienes que deslizar, que alarges la brazada lo máximo posible. En unos pocos días lo consigues y te alegras por ello. Pero al ver el crono apenas has mejorado y además te sigues cansando. En el siguiente video verás cómo el nadador va a tirones.

Para ser más eficientes hay que avanzar más con cada brazada alargándola sin que tus brazos paren al entrar para deslizar. No es la mejor opción te cuento por qué:

1. Volver a acelerar requiere mucho esfuerzo.

2. El agua es 800 veces más densa que el aire y al acelerar de nuevo creamos niveles más altos de resistencia que si fuésemos a una velocidad constante.

3. A veces, para compensar esa pérdida de velocidad (punto muerto) al parar y volver a empezar hay que mover los pies con más fuerza lo que produce mayor gasto energético y cansancio. Y si no lo hacemos iremos con el cuerpo hundido.